¿Cuándo tengo que llevar a mi hijo al dentista por primera vez?

La salud, en general, de los más pequeños es una prioridad para tod@s l@s padres y madres y la salud bucodental no es una excepción. Saber cuándo tienes que comenzar a cuidar la boca de tu hij@ seguro que es una preocupación, pero en Clínicas Esther Sánchez podemos y queremos ayudarte a resolver todas las dudas.

La prevención siempre es el mejor tratamiento, así que cuanto antes lleves a los pequeños a la consulta mucho mejor. Pero ¿qué edad es esa? ¿Y qué se hace en esta primera visita al dentista con tu hij@?

Si te quedas con nosotras te lo contamos en el blog de este mes.

La primera visita al dentista cuando salen los dientes de leche

No te podemos dar una edad concreta porque cada niñ@ es un mundo, pero sí que te damos una pauta que te va a servir de guía. La primera visita al dentista debes hacerla cuando comienzan a salirle los dientes de leche. Te puede parecer pronto, pero te aseguramos que no lo es.

Con esta primera visita vamos a hacerle una exploración completa a tu hij@ y en ella vamos a comprobar que el crecimiento de los maxilares y la mandíbula es el correcto. De esta manera, evitamos problemas bucodentales más serios en el futuro.

En Clínicas Esther Sánchez visitamos desde estas edades tan tempranas y desde el primer momento te damos todas las pautas para que toda la familia tenga los mejores hábitos de higiene posible, base para prevenir cualquier enfermedad bucodental.

¿Qué hacemos exactamente en esta primera visita al dentista de tu hij@?

La primera vez que vengáis a la consulta nuestra odontopediatra, la doctora Mari Luz Rivas, revisará los dientes de leche y las encías. Igualmente, analizará la evolución del crecimiento de los dientes y podrá detectar posibles problemas en la mordida.

También es el momento de que inspeccione el crecimiento del maxilar y de la mandíbula y que descarte enfermedades como las caries. Una patología que, aunque te parezca sorprendente, también, se puede dar en los bebés y que se conoce como “caries del biberón o del lactante”.

Higiene bucodental

 Otro de los aspectos que vamos a tener en cuenta en esta primera cita con nuestra odontopediatra es el de establecer, desde ese primer momento, las pautas de higiene dental para el pequeño. Nunca es demasiado pronto para introducir las pequeñas bases que van a hacer que en el futuro tu hij@ tenga la rutina de limpieza bucal que todos necesitamos.

Una limpieza que se tiene que dar, antes incluso, de la erupción dentaria. En ese momento, es importante pasar una gasita humedecida o similar con agua tibia por las mucosas y superficies blandas de la boca del bebé para retirar los restos de leche.

Así evitaremos que las posibles bacterias que haya en la boca empiecen a generar ácidos que dañen los futuros dientes. Si masajeas de manera circular las encías de tu pequeñ@ conseguirás, además, aliviar al bebé cuando empiezan a salirle los dientes.

Una vez han erupcionado los dientes, deberás utilizar un cepillo adecuado a su edad y controlar la pasta que pones. Te recomendamos que sea solamente del tamaño de un grano de arroz y lo extiendas por todas las cerdas del cepillo.

Evitar el miedo al dentista

Con estas primeras visitas vas a conseguir otro beneficio indirecto en tu hij@. Gracias a establecer una rutina de visitas al odontopediatra lograrás que el pequeñ@ se acostumbre a visitarnos y venga a la consulta sin ningún tipo de miedo.

¿Tienes alguna duda? ¿Tienes un hij@ y no lo has llevado a hacerle una revisión?

 

Llámanos y hablamos. Nos encuentras en nuestros dos centros:

 

ElcheC/ Camilo Flamarión, 28 bajo. Teléfonos: 663 314110 y 966661338

El Altet: C/ Valencia, 16 bajo. Teléfonos:  681 125 750 y 965 687 687

¿Cuándo es el momento de dejar el chupete?

El chupete es un elemento habitual en los bebés que les calma y nos da un respiro a los papás, pero cuando se extiende más allá de los 2 años… ¿qué consecuencia puede tener dicho elemento de apego? ¿hasta cuándo debemos extenderlo?

Cuando se utiliza el chupete, el bebé se encuentra en la fase de deglución infantil o del bebé. Es aproximadamente entre los 2-3 años cuando se produce espontáneamente el cambio de deglución a la del adulto. Para que esto se produzca correctamente, el niño debe de haber  reducido o casi eliminado cualquier forma de deglución que le lleve a colocar la lengua en la zona anterior de la boca apoyada en los dientes. Dicho esto, habría que eliminar chupetes, tetinas o elementos de succión que inciten a mal posicionar la lengua.

La consecuencia de mantener esta deglución del bebé no es solo la alteración anatómica de los maxilares y dentaria, sino que es una forma de tragar inadecuada que mantiene la lengua baja, y facilita la respiración oral. Respirar por la boca puede producir una falta de desarrollo del maxilar superior y del tercio medio de la cara. A esta deglución se la llama deglución atípica.

También se debe de facilitar alimentos “duros” para trabajar la masticación y dejar de lado todo aquello que pensamos que es ideal para los peques como lo “blandito”. No les ayudamos con una alimentación blanda, todo lo contrario. Con los dientes se debe cortar, desgarrar y triturar, y eso en el día a día de pan, bambi, bollitos, todo bien pequeño y cortadito, y si es triturado “mejor”, pues no ayuda mucho.

Por tanto, que disfruten nuestros bebés del chupete, pero con moderación. Y llegado el momento, con mucha mano izquierda, si se deja de usar mejor que mejor.

Dra. Esther Marín

dra-esther-marin

Caries de primera infancia

La caries de primera infancia es la destrucción de las estructuras del diente (esmalte y /o dentina) debido a la acción de las bacterias y los hidratos de carbono (azucares de la dieta) de aparición rápida a edades muy tempranas y  típicamente en los incisivos superiores  y molares temporales.

Inicia con manchas blancas y progresa rápidamente.

  

FACTORES DE RIESGO

Mal  hábito en la alimentación por exposición frecuente y duradera de los dientes a una fuente de hidratos de carbono refinados, especialmente durante el sueño.

La utilización del biberón con sustancias azucaradas  es la causa más frecuente  de Caries de Primera Infancia. La enfermedad también puede ocurrir en niños con lactancia materna prolongada y/o hábito  de chupete impregnado en sustancias azucaradas  o miel.

Como  evitar las caries de primera infancia:
•    No dejar al niño dormirse con el biberón en la boca.
•    No  colocar  zumo, miel o líquidos azucarados en el biberón.
•    Opciones para eliminar el biberón: darlo sólo con agua o reducir el volumen, aumentar el intervalo entre biberones, eliminarlo  de forma   súbita.
•    Reducir el número de chuches  y bebidas azucaradas.
•    Cepillado dental diario.
•    Aplicaciones de flúor tópico.
•    Visitas regulares al Odontopediatra

Tratamiento para las caries de primera infancia:

Coronas de zirconio especiales para niños devolviendo la funcionalidad y la  estética.

                                                                                                                                                                                    Dra. Vanessa Calistri